Inicio Pastas Salsas y otros Servicios Precios La Empresa Agregar a Favoritos

La Familia Sionagevan

En Francia, en una época en que la nobleza dedicaba el tiempo de su vida a los excesos desmesurados, a las delicias y a la devoción por lo sofisticado, la abundancia y el placer sin escrúpulos. Desde un rincón en penumbras surge una de las familias más singulares y cuestionadas tanto por la historia occidental como por la oriental.

Sánguches

La historia cuenta que la familia Sionagevan, hizo su aparición en la nobleza debido al desprecio absoluto hacia su condición burguesa (sin renombre sin trascendencia).
Su aspiración y un impulso sin cordura los llevó a iniciarse en los célebres banquetes ofrecidos por Luis XVI. La familia, sin reconocimiento público se ubicaba a un costado, afuera del palacio mientras observaban a los comensales (Un cholulaje pionero).
No tenían mesa y debían tener un sostén para el apoyo de la comida; dicho sostén debía ser comestible, ya que al terminar el banquete necesitaban la libertad de sus manos para las actividades posteriores.
Una de aquellas noches, una de las cortesanas preferidas del rey llegó tarde al festín y observó no sin sorpresa las "vianditas" de nuestros protagonistas. La cortesna exigió ser convidada con uno de esos bocados, y después de comer exclamó maravillada "¡Dadme uno pa'l Rey!". A los diez minutos regresó el Rey con una comitiva y le es otorgado el título nobiliario. Esa noche la familia tomó su primer café real.
Los Sionagevan comenzaron su vida de dicha y placeres. Recorren el mundo en veleros y usan ropa interior de pelo de camello.
En el archipiélago de Trovia, después de dos años de viajar, conocen al conde Climaux, con el que entablan una estrecha relación.

Sorrentinos

Esta comida nace en Trovia, donde era saboreada con entusiasmo por los lugareños en la celebración anual de la declaración de la legalidad de los fuegos artificiales. Es por eso que este plato tiene forma de chasqui-bum gigante, es una broma ya que eran los únicos artefactos de pirotecnia legales en épocas de prohibición. Originalmente el relleno de esta comida era de trucha y ricota, pero el espíritu burgués en los Sionagevan no había desaparecido. Cuando regresaron con la receta a su tierra natal cambiaron el relleno por queso y condimentos y la hicieron propia. Ante los reclamos del Conde de Climaux, la familia, lacónica pero aún así inventora del spanglish, le mandó una postal que decía nada más que "lo sorrentimos".
Con la obtención de la receta la familia empezó a incrementar su riqueza.




Productos
Lo invitamos a saborear la calidad y buen gusto de nuestras exquisitas pastas.
Más información
Servicio de Catering
A la hora de festejar seleccione nuestro servicio de catering dedicado a cubrir las necesidades de organización y puesta en marcha de todo tipo de actos sociales.
Más información
Servicio Delivery
Enviamos su pedido a domicilio sin cargo a cualquier parte de Montevideo.
Más información
Enlaces
Fábrica de Pastas Malvín | Río de la Plata 1401 esq. Orinoco | Tels.: 613.0923 - 619.2230 | Montevideo - Uruguay